LA FACTURA ELECTRÓNICA CON FACTURAE

Una factura electrónica es una factura expedida y recibida en formato electrónico. Se trata de una alternativa legal a la factura tradicional en papel. La factura electrónica está regulada por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el reglamento que determina las normas que deben cumplir obligatoriamente las facturas, tanto en papel como electrónicas.

La factura electrónica tiene un formato estructurado y está pensada para ser transmitida a través de Internet y facilitar su tratamiento automatizado. Aunque la factura electrónica puede tener diferentes formatos, España eligió el formato “Facturae” como formato oficial de las facturas electrónicas dirigidas a las administraciones públicas. Desde enero de 2015, si una empresa trabaja para la Administración Pública, tendrá que presentar sus facturas como facturas electrónicas en formato Facturae.

Una factura electrónica en formato Facturae contiene, igual que una factura tradicional, los datos del emisor y destinatario, el número y fecha de factura, la descripción de los bienes o servicios prestados o vendidos, la base neta, los impuestos aplicables y los totales a pagar, así como la forma de pago.

Las facturas electrónicas deben estar firmadas digitalmente, por lo que es necesario estar en posesión de un certificado electrónico reconocido por las Administraciones Públicas. Esto nos asegura que las facturas no han sido manipuladas y han sido emitidas realmente por el emisor especificado. Para firmar una factura electrónica desde ODIN es necesario tener instalado en el equipo desde el que se va a generar la factura “Autofirma”, la aplicación de firma electrónica desarrollada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que puede descargarse de forma gratuita desde el sitio web oficial.

A partir de la versión 2.0 de ODIN es posible generar facturas electrónicas desde la plataforma en el formato Facturae. El proceso es el siguiente:

  • ODIN genera un fichero XML interno codificando la factura emitida. Para ello es necesario definir una serie de información obligatoria, como los diferentes centros del cliente (oficina contable, órgano gestor, unidad tramitadora) o los tipos de pago.
  • La plataforma comprobará si el usuario tiene instalada la aplicación Autofirma, y en ese caso la lanzará para solicitar el certificado digital del usuario con el que desea firmar la factura electrónica.
  • Una vez que el usuario selecciona un certificado digital, la plataforma genera la factura electrónica firmada en formato XSIG y muestra al usuario una ventana para que elija dónde quiere guardar el fichero generado.
  • El usuario ya tiene la factura electrónica generada en formato Facturae, y puede transmitirla a la administración.